En boquita cerrada no entran moscas

Opinamos del tiempo, la comida, la moda, el flequillo, el móvil, el jefe, el dinero, el tráfico, el barrio, el perro del vecino y… ¿cómo era eso? Sí, de política hasta reventar. Sabemos de todo o mejor dicho, nos creemos que sabemos de todo.

Cogemos dos o tres piezas de noticias (no información), las mezclamos con un par de me-han-dicho, una pizca de experiencia (opcional) y mucha, pero que mucha, EMOCIÓN. Y nos lanzamos al río en discusiones acaloradas donde, la mayoría de las veces, el objetivo es tener razón. No dialogamos. Competimos.

Tenemos “incontinencia verbal”, no procesamos los pensamientos, los lanzamos tal y como se nos cruzan por la cabeza. Muchos se escudan en el “yo ya tengo una edad”, “yo con mi experiencia”, “yo ya lo he visto todo”, “yo ya no voy a cambiar”, yo, yo, yo y yo. Y así nos va. A menos que hables solo, además de yo hay otros. También están los fieles a la verdad, los “sincericidas natos”, aquellos que consideran el hecho de que se trate de «una verdad como un templo» es motivo suficiente para no andarse con rodeos. Piensan que solo ellos tienen la razón y su apego a la verdad les permite pasar por encima de cualquier tipo de sutileza social. Vamos que se olvidan de empatizar con el interlocutor.

El “sincericidio”, es un término utilizado por la psicología, para referirse a la costumbre que tienen algunas personas de no controlar lo que dicen. Los «sincericidas» dicen lo primero que les llega a la boca, argumentando que son personas sinceras.

Pero volvamos a la cuestión de las emociones. Incluso rebobinemos (qué antigua…) un poco más. Toda emoción viene precedida de un pensamiento. Y los sentimientos son la reacción física a esa emoción. ¡Vaya lío! Todos hemos visto esa peli tan fantástica “Del revés”, donde cada personaje encarna una emoción: alegría, tristeza, miedo, ira, asco.

PENSAMIENTO >> EMOCIONES >> SENTIMIENTOS

Y ¿cuál es el pensamiento? Vamos con un par de ejemplos:

  • Hoy me voy a comer el mundo (pensamiento) > Alegría (emoción) > Energía positiva (sentimiento)

Hagas lo que hagas te va a salir bien porque esa es tu percepción.

  • La cosa está muy difícil (pensamiento) > Miedo (emoción) > Rechazo (sentimiento)

Con este pensamiento estás poniendo barreras a tus actuaciones.

Nuestros pensamientos nos predisponen en cada cosa que decimos y hacemos. A veces nuestros pensamientos no son nuestros, son de otras personas de nuestro alrededor que los hemos adoptado como nuestros. “Soy nervioso”, ¿realmente porque lo eres o porque te lo han dicho muchas veces de pequeño?

Así que párate y PIENSA como piensas. Practica más el silencio, la observación, la escucha, el no juzgar…  y cuando ya esté el diálogo planteado con el QUÉ, pregunta POR QUÉ.  Y te sorprenderás de la reacción de mucha gente.

En cualquiera caso, esto es solo una opini-ON. Ya me callo. OFF.

Aquel que dice cuanto piensa,
piensa muy poco lo que dice

Víctor Hugo

PD. ¿Por qué piensas/dices eso?

Share this post

Comments (6)

  • Patri, me encanta!!!

    Alejandro Ybarra Otín
    Responder
    • Ole Ale!!! Un maestro de la opini-on con buen humor!!! 🙂

      Responder
  • Me encanta cuando dices ” no dialogamos, competimos”. Me he visto en esa frase, qué horror!!! Yo no quiero ser así, cada vez lo soy menos de hecho (quiero pensar). Bueno, muy genial el post!! Enhorabuena!! Y gracias por la reflexión llena de sabiduría, me aplico el cuento; más observar/escuchar, y menos tirarse a la yugular a atacar!! Abrazos titanas!!

    Natalia
    Responder
    • Gracias Natalia!!! Si te cabe de consuelo, por aquí vamos por el Tema 1 en esta asignatura…. 🙂 🙂 🙂

      Responder
      • Por la boca muere el pez…en boca cerrada no entran moscas…. mucho ánimo campeona

        Manu
        Responder
        • Chirrín chirrán la boquita “cerrá” jajaja
          Hay gente con la que da gusto conversar 🙂 🙂

          Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.